sábado, 22 de noviembre de 2014

Historia de una hoja de álamo

Aprendemos a observar los cambios que se producen en el Medio Natural.

El movimiento de nuestro planeta La Tierra al dar una vuelta alrededor del Sol
dibuja un redondel.


Es como un reloj gigante que tarda un año.  Marca los doce meses y
pasa por las cuatro Estaciones, como dice la canción:

Cuatro Estaciones
tiene el año.
Cuatro Estaciones
tiene el año.
Primavera, Verano
Otoño, Invierno.

 Bién la historia y los colores.

Si nos fijamos en una por una, la mayoría conoce las características:
el tiempo calor o frío, la ropa que usamos, si nos acatarramos o nos protegemos del Sol,
si nacen las plantas, emigran o hibernan los animales, fiestas, vacaciones.

Bién la historia y los colores.

En este trabajo de la hoja que nace verde en PRIMAVERA,
crece muy brillante en VERANO, se seca y se cae en OTOÑO
y forma en el suelo el abono en INVIERNO,
evaluamos si reconoce los nombres de las estaciones,
si es coherente al colorear las hojas, y al pegar las viñetas,
si utiliza el vocabulario y entiende el argumento. 

 
Sigue la historia, pero no el color, aunque rectifica cuando le recuerdo
de qué color nacen las hojitas nuevas.
Puede que haya copiado del de al lado el colocar las viñetas.

No percibe que las hojas cambian de color,
ni el paso de las estaciones.

Colorea las hojas verdes en la rama y marrones cuando se caen,
 pero no ordena la historia.
Le cuesta mantener la atención y se dispersa a partir de la segunda viñeta.

Adivinanza - La Cueva

Necesitamos vuestra ayuda para decorar la cueva:

collage, recortar, rasgar, arrugar y pegar telas, papeles de distintas texturas,
cuerda, hojas secas,....




Con ellas, compondremos en una pared de la clase o del pasillo la cueva de los Cromañones.

¡Gracias por vuestra colaboración!

Canción Los Derechos de los niños

Azul, verde o rojo,
no importa el color.
Ni el idioma,
raza o religión.

Da igual de donde vienes.
Da igual adónde vas.
Si vives en el campo
o en la gran ciudad.

Nacemos libres
nacemos iguales.
Tenemos Derechos
Universales.



Derecho a la escuela,
a la educación
Derecho a la salud
y a la protección.

Deecho a opinar
y a participar
unos y otros
con libertad

viernes, 21 de noviembre de 2014

Canción - OOO Soy el hombre Cromañón

 

O O O
soy el hombre Cromañón



U U U
a la caza del mamut


A A A
con mi lanza morirás



E E E
 y tu carne comeré



I  I   I
creceré fuerte y feliz.
 
Nosotros cosemos un mamut.

Cuento de Croniñón

Aprendemos  la dura vida de los hombres Cromañón.



Cuentos como éste, nos ayudan mucho a los maestros.

Fiesta de Otoño

  Celebramos la Fiesta de Otoño.

 Llegamos vestidos de castañeras, castañeros, árboles,

 o adornados con hojas y frutos secos.



 Cantamos La Castañera.
 
Fuimos a los puestos de las castañeras a por los frutos.

 Degustamos uvas, manzanas, almendras, castañas.

¡Lo pasamos fenomenal!

Dibujamos con ceras blandas la fiesta de OTOÑO

con nuestros AMIGOS en el PATIO del COLE.

martes, 18 de noviembre de 2014

¿Qué sabemos de La Prehistoria?

Preguntamos individualmente y reflejamos en su nuevo libro La Prehistoria:

¿Cómo vivían los hombres Prehistóricos, antes de inventarse casi todo lo que ahora utilizamos? ¿Cómo era su casa, su comida, su ropa? ¿A qué se dedicaban?

Mirad algunas de sus respuestas.

Cogían hojas para hacer una casa.
Vivían en cuevas.
Los osos salían de la cueva.
Sabían esconderse de los animales de la selva en las rocas.
Los árboles eran nuestra casa.
Dormían en una cama de hojas.

Manzanas de los árboles.
La carne de los animales mamuts, ciervos, osos, toros.
Los mamuts tienen colmillos.
Cogían peces del agua con la mano.
Encontraban una cuerda que tiraban al río y cogían un pez.
Las madres daban de mamar.

¿Cómo conseguían la carne de los animales?

Los trogloditas podían matar a un ciervo con la lanza.
Con palos.
Tirándoles piedras.
Hacían trampas para que los animales se cayeran.
Cogiendo los dientes de un mamut y pinchando a un ciervo.

Se vestían con la piel de los animales y con hojas de los árboles.

Hacían fuego.

¡No está mal para empezar!

El Orígen del Hombre

Para entender la forma de vida de los Hombres Paleolíticos, nuestros antepasados prehistóricos más cercanos, nos sentimos obligados a empezar por el principio y caminar por la senda de la evolución del hombre:



Todo empezó en la selva de Africa.
Hace 70 millones de años aparecieron los primates o prosimios primitivos, animales más parecidos a una musaraña actual que a un mono. Descendían de Insectívoros que adoptaron la vida en las copas de los árboles.

Hace 30 millones de años se dividieron en dos grupos: los Antropomorfos (chimpancés, gorilas) y los Homínidos (al que pertenecemos nosotros).

Los Antropomorfos siguieron viviendo en los árboles alimentándose de frutos, hojas y brotes tiernos. Los Homínidos bajábamos de las ramas al suelo a recoger frutos y granos, mirábamos por encima de la hierba, andábamos deprisa para que no nos cogieran las fieras o nos defendíamos de ellas a pedradas y trepando rápidamente a los árboles.

Huellas de Australopitecus en Kenya 3,5 Millones de años

Cuando el clima trajo la sequía, muchos árboles y animales se extinguieron. La selva se redujo al cauce de los grandes ríos, dando lugar a la sabana, espacio abierto de plantas bajas: arbustos gramináceas y hierbas, quedando pocos árboles.
El bosque quedó reducido al cauce de los grandes ríos.



Los Homínidos abandonamos el bosque y nos acostumbramos a vivir en el suelo de la sabana, entre los arbustos y los cereales. Nos alimentábamos de plantas, frutos y granos de cereales. Eramos Recolectores.
El cuerpo sufre transformaciones importantes, que nos separan definitivamente de nuestros parientes los monos.


Luci la Australopiteca que bajó del árbol

El Doctor Odontólogo y Naturalista Félix Rodríguez De La Fuente nos lo cuenta así:

Poco a poco, y en una labor de muchísimos años, pudimos caminar erguidos, la cadera y la columna se arquean para sujetar el tronco, ayudadas por los glúteos. Los ojos miraron con más precisión a lo lejos por encima de los cereales, por si venía alguna fiera. Los colmillos nos desaparecieron, las muelas se juntaron para moler los granos, achicando la mandíbula, que dejó más ligero el cráneo para que pudiera crecer el cerebro. Los dedos pulgares de las manos se fueron enfrente de los índices para coger los granos pequeños. Los brazos se acortaron y las piernas se fortalecieron con la marcha y la carrera. 





 Hacha de mano de doble cara - Bifaz

Aprendimos a crear armas y útiles: a modificar el medio natural para cubrir nuestras necesidades de alimento y abrigo. Nos convertimos en Descubridores e Inventores por eso nos llamamos Homo Sapiens, Hombres Sabios.

Nos desplazamos y poblamos Asia, América, por el estrecho de Bering, y nagevamos hasta Australia.
 

Todas las personas que existimos hoy en La Tierra descendemos del Homo Sapiens Sapiens.

¡Qué extraños los Neandethales! sobreviven un período glacial, más de cien años, en Europa y Próximo Oriente y luego desaparecen. Eso sí, nos dejaron el control del fuego para calentarnos, alumbrarnos, asar la carne y ahuyentar a las fieras. Se atrevieron a cazar animales enormes como los mamuts, osos y rinocerontes lanudos, creando armas de piedra, bifaces, puntas de lanza, cuchillos para desollar a los mamuts. Curtieron las pieles para abrigarse. Levantaron campamentos con tiendas de huesos, colmillos y pieles de mamut.




¡Que interesante es todo esto, aunque nos quede tan lejos!


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Van Gogh - Su último verano

Su hermano Theo decide seguir los consejos de Pisarro, 

gran amigo pintor, y traerse a su hermano más cerca de París,

a Auvers a los cuidados del Doctor Gachet, un poco bohemio y buena persona.


 Retrato del Doctor Gachet

 Vincent le retrató preocupado,
pues éste no intuyó curación posible para él.
 
 
 Trigal con cuervos


Vincent se pasea  ya tarde por un trigal.
 
 Siente que se marea y con paso vacilante llega a la pensión.

Muere dos días más tarde en brazos de su buen hermano Theo,
quien nunca le abandonó.

 Era el verano de 1.890.

martes, 11 de noviembre de 2014

La señora m

En el País de las Letras la m es la señora de la montaña.
Su marido, el panadero p, trabaja de noche y duerme de día.
Por eso ella, siempre que puede, se va a pasar el día a la Sierra
con sus hijas gemelas, n y ñ, a disfrutar de la Naturaleza
y del paisaje: montañas, ríos.

Con la melodía de "Que lo baile"

La señora m
se fué de excursión
con sus dos hijitas
llenas de ilusión.

Algo que volaba
llamó su atención.
Una mariposa
¡Me la llevo yo!

Dibujamos una mariposa, picamos las alas
para que parezca que vuela.


 Seguimos con el dedo untado de témpera marrón el cuerpo diciendo:

Un puente, dos puentes, tres puentes y abajo la corriente.